No podemos subestimar la importancia de la exfoliación en la piel, al no reemplazar todas las células muertas que producimos, la piel se marchita, luce apagada y envejecida. Es recomendable hacer una exfoliación en la piel una o dos veces por semana ¡Además la exfoliación es vital para mantener la textura de la piel suave y hacer que todos los productos posteriores que uses se absorban mucho mejor!